StudySmarter: Estudiar mejor | Apuntes
4.5 • +22k reviews
Más de 22 millones de descargas
Gratis
|
|
Harold Macmillan

¿Salvó Harold Macmillan al gobierno británico del caos en que lo dejó su predecesor, Anthony Eden? ¿O pintó Macmillan sobre los problemas económicos del país con ciclos económicos Stop-Go?

Mockup Schule Mockup Schule

Explora nuestra app y descubre más de 50 millones de materiales de aprendizaje totalmente gratis.

Harold Macmillan

Illustration

Lerne mit deinen Freunden und bleibe auf dem richtigen Kurs mit deinen persönlichen Lernstatistiken

Jetzt kostenlos anmelden

Nie wieder prokastinieren mit unseren Lernerinnerungen.

Jetzt kostenlos anmelden
Illustration

¿Salvó Harold Macmillan al gobierno británico del caos en que lo dejó su predecesor, Anthony Eden? ¿O pintó Macmillan sobre los problemas económicos del país con ciclos económicos Stop-Go?

¿Quién era Harold Macmillan?

Harold Macmillan fue un miembro del Partido Conservador que ocupó el cargo de Primer Ministro del Reino Unido durante dos mandatos, del 10 de enero de 1957 al 18 de octubre de 1963. Harold Macmillan era conservador de una nación y partidario del consenso de posguerra. Fue el sucesor del impopular Primer Ministro Anthony Eden y recibió los apodos de "Mac el Cuchillo" y "Supermac". Macmillan fue elogiado por continuar la Edad de Oro económica británica.

Conservadurismo uninacional

Una forma paternalista de conservadurismo que aboga por la intervención del gobierno en la sociedad en beneficio de los pobres y desfavorecidos.

Consenso de posguerra

La cooperación entre los partidos Conservador y Laborista en Gran Bretaña en el periodo de posguerra sobre cuestiones como el funcionamiento de la economía y el estado del bienestar.

Harold Macmillan Harold Macmillan y Antonio Segni StudySmarterFig. 1 - Harold Macmillan y Antonio Segni

La carrera política de Harold Macmillan

Macmillan tenía una larga trayectoria en el gobierno, habiendo sido ministro de Vivienda, ministro de Defensa, ministro de Asuntos Exteriores y, finalmente, ministro de Hacienda en los años previos a su campaña para primer ministro.

La participación de Harold Macmillan en la crisis de Suez

Durante su etapa como Ministro de Hacienda, en 1956, Macmillan participó activamente en la crisis de Suez. Cuando el presidente egipcio Gamal Nasser anunció la nacionalización del Canal de Suez, Macmillan abogó por la invasión de Egipto, a pesar de que se le había advertido que no actuara en el conflicto hasta después de las elecciones presidenciales estadounidenses. La invasión no tuvo éxito, ya que el gobierno estadounidense se negó a ofrecer ayuda económica a Gran Bretaña hasta que se retiraran de la zona.

Macmillan fue, por tanto, en parte responsable de los principales efectos de la precipitada intervención:

  • Impacto económico: en la primera semana de noviembre, Gran Bretaña había perdido decenas de millones de libras como consecuencia de la intervención, lo que les obligó a retirarse.

  • Declive de Gran Bretaña como potencia mundial: el fracaso de Gran Bretaña en la Crisis de Suez demostró que su poder estaba en declive en comparación con el creciente poder de EEUU.

  • Relaciones internacionales: como resultado de sus precipitadas acciones, la relación especial entre EEUU y Gran Bretaña quedó herida. Macmillan se encargaría de repararla durante su mandato.

Relación especial

La estrecha coordinación y alianza entre el Reino Unido y EEUU. Ambos se esfuerzan por actuar en beneficio del otro y se apoyan mutuamente.

Sin embargo, no se consideró que Macmillan tuviera una implicación directa en la Crisis, ya que la mayor parte de la culpa recayó en el Primer Ministro Anthony Eden.

Harold Macmillan como Primer Ministro

Los principales logros del ministerio de Macmillan fueron la continuación de los aspectos positivos de los gobiernos anteriores de posguerra. Macmillan actuó de acuerdo con sus creencias en la continuación del consenso de posguerra, la Edad de Oro económica británica y la relación especial con EEUU.

La Edad de Oro económica británica

Periodo de expansión económica mundial generalizada que siguió al final de la Segunda Guerra Mundial y que duró hasta 1973.

Unidad y mantenimiento del consenso de posguerra

La opinión pública británica y el Partido Conservador estaban unidos tras Macmillan. Ganó popularidad gracias a la televisión: su combinación de encanto y experiencia le valió el apoyo del público.

El impacto de los medios de comunicación de masas en la política

En el periodo Moderno de la historia británica, se hizo importante para los políticos presentar una buena imagen pública y una buena personalidad, sobre todo en medio de la creciente ubicuidad de las nuevas formas de medios de comunicación de masas, como la televisión.

En 1960, casi tres cuartas partes de los hogares británicos poseían aparatos de televisión, lo que hizo que presentar una imagen pulida en las emisiones televisivas fuera una estrategia útil para ganarse a la opinión pública. Con la creciente universalidad de los televisores, el público llegó a conocer mejor a los candidatos a primer ministro.

Harold Macmillan utilizó la televisión en su favor en las elecciones generales de 1959, creando con éxito una imagen pública fuerte y encantadora.

Su gabinete también estaba unido: tras hacerse cargo del ministerio Eden en 1957, ganó las elecciones generales de 1959 por un amplio margen, convirtiéndose en el tercer gobierno conservador consecutivo. Esto elevó la mayoría conservadora en el Parlamento de 60 a 100. La unidad que respaldaba a Macmillan contrastaba fuertemente con las divisiones que se estaban produciendo al mismo tiempo en el seno del partido laborista.

Mayoría

Un partido político necesita al menos 326 escaños en el Parlamento para obtener la mayoría, es decir, un escaño más de la mitad de los escaños. La mayoría de los conservadores pasó de 60 a 100 durante el segundo mandato de Macmillan, ya que 40 escaños más fueron para los conservadores. La "mayoría de" se refiere a cuántos escaños ocupan los diputados del partido ganador por encima de la mitad de los escaños.

Las creencias de Harold Macmillan

1959 fue también un gran año para Macmillan porque la economía estaba en auge, lo que se debió en parte a su política económica. Macmillan tenía un enfoque Stop-Go de la economía, continuando el consenso de posguerra sobre las políticas económicas. Su mandato fue una continuación de la Edad de Oro económica británica.

La mayoría de nuestro pueblo nunca lo ha tenido tan bien.

Macmillan hizo esta famosa afirmación en un discurso pronunciado en un mitin tory en 1957. Hay dos conclusiones clave de esta cita:

  1. Era una época de prosperidad económica: Macmillan se refería a la prosperidad económica de la posguerra, cuando el salario medio aumentó y la tasa de vivienda era alta. Hubo un auge del consumo y aumentó el nivel de vida: la clase trabajadora pudo participar en la economía y permitirse lujos que antes eran inaccesibles para ella.
  2. La prosperidad económica podría no ser duradera: Macmillan también era consciente de que este periodo de prosperidad podía no durar, ya que la economía estaba siendo sostenida por ciclos económicos "Stop-Go".

¿Qué es la economía Stop-Go?

La economía Stop-Go se refiere a las políticas económicas que intentan controlar la economía mediante la participación activa del gobierno.

  1. La fase "Go": expansión de la economía con tipos de interés bajos y aumento del gasto de los consumidores. Esto lleva a la economía a "sobrecalentarse".
  2. La fase "Stop ": esta fase "enfría" la economía mediante tipos de interés más altos y recortes del gasto. Cuando la economía se enfría, se eliminan los controles para que la economía pueda aumentar de forma natural.

Durante el ministerio de Macmillan, la economía Stop-Go apuntaló la Edad de Oro económica británica y el crecimiento económico alcanzó su punto álgido de 1960 a 1964. Sin embargo, estas tácticas a corto plazo no eran sostenibles.

Tensiones en el Gabinete de Macmillan por la inestabilidad de las políticas Stop-Go

Como Conservador de Una Nación, Macmillan creía que el deber del gobierno era garantizar el bienestar de los británicos, lo que le hacía reacio a retirarse de estos ciclos de Stop-Go.

El canciller Peter Thorneycroft propuso que el gobierno introdujera en su lugar recortes del gasto para resolver los problemas económicos, pero Macmillan sabía que esto significaría que el país volvería a sufrir penurias económicas, por lo que se negó. Como consecuencia, Thorneycroft dimitió en 1958.

Harold Macmillan Primer Ministro El gabinete de Winston Churchill de 1955, con Harold Macmillan StudySmarterFig. 2 - Gabinete del primer ministro Winston Churchill en 1955, con Harold Macmillan como presidente.

La descolonización británica de África

Harold Macmillan presidió la descolonización de África. En su discurso "El viento del cambio", pronunciado en 1960, abogó por la independencia de las colonias africanas y se opuso al apartheid:

¿O tendrán tanto éxito los grandes experimentos de autogobierno que se están haciendo ahora en Asia y África, especialmente dentro de la Commonwealth, y su ejemplo será tan convincente, que la balanza se inclinará a favor de la libertad, el orden y la justicia?

Con este discurso, Macmillan señaló el final del dominio empírico de Gran Bretaña. Su planteamiento de la descolonización era pragmático, centrado en sopesar los costes y las pérdidas de mantener las colonias, y en liberar a las que estaban "preparadas" o "maduras" para la independencia.

Mantener la relación especial con EEUU

Macmillan mantuvo la relación especial de Gran Bretaña con EEUU fomentando una conexión con John F. Kennedy. Los dos líderes compartían un vínculo de lazos angloamericanos: Kennedy era anglófilo y su hermana, Kathleen Cavendish, se había casado casualmente con el sobrino de la esposa de Macmillan, William Cavendish.

Harold Macmillan John F Kennedy (Izquierda) StudySmarterFig. 3 - John F. Kennedy (Izquierda)

La participación de Harold Macmillan en la Guerra Fría y la disuasión nuclear

Harold Macmillan apoyó la disuasión nuclear, pero abogó por el Tratado de Prohibición de Pruebas Nucleares mientras trabajaba para mantener la relación especial entre EEUU y Gran Bretaña durante la Guerra Fría:

  • La disuasión nuclear:
    • Macmillan trabajó con JFK para desarrollar el sistema de misiles Polaris.
    • El Acuerdo de Nassau de 1962 con EEUU estipulaba que EEUU proporcionaría a Gran Bretaña misiles Polaris si Gran Bretaña fabricaba sus propias cabezas nucleares (la parte delantera del misil) y accedía a construir submarinos balísticos.
  • Tratado de Prohibición Parcial de Pruebas Nucleares:
    • Macmillan desempeñó un papel clave en la negociación del exitoso Tratado de Prohibición Parcial de Pruebas Nucleares de agosto de 1963 con EEUU y la URSS, que prohibía las pruebas de armas nucleares en la atmósfera, el espacio exterior y bajo el agua.
    • El objetivo de la prohibición era tranquilizar a la opinión pública ante el creciente temor a los peligros de las pruebas de armas nucleares y frenar la "carrera armamentística nuclear" entre las potencias mundiales.
    • Como negociador, se decía que Macmillan era paciente y diplomático, lo que le valió los elogios de Kennedy.

¿Fue el Tratado de Prohibición Parcial de Pruebas Nucleares sólo una estrategia para apaciguar a la opinión pública y a la Campaña para el Desarme Nuclear (CND)?

Podríamos argumentar que esta prohibición parcial era puramente estética: era una forma de hacer que Gran Bretaña pareciera que combatía la amenaza de guerra nuclear, en lugar de ser realmente proactiva en la lucha contra ella.

Macmillan era conocido por criticar la rígida postura del gobierno estadounidense contra los soviéticos, y sin embargo siguió apoyando a EEUU durante toda la Guerra Fría. Sin duda, se puede argumentar que la prioridad que Macmillan dio a la relación especial con EEUU fue contraria a su creencia de que era más importante un enfoque más comedido de la Guerra Fría.

Harold Macmillan Guerra Fría Misil balístico nuclear soviético R-12 StudySmarterFig. 4 - Misil balístico nuclear soviético R-12 de la Guerra Fría

Los problemas a los que se enfrentó Harold Macmillan en los últimos años de su ministerio

El último año de Macmillan como Primer Ministro estuvo plagado de escándalos y problemas que le expusieron como un líder inadecuado y fuera de onda.

La economía británica empezó a tambalearse

En 1961, se temía que la política económica Stop-Go de Macmillan condujera a un recalentamiento de la economía. Una economía se recalienta cuando crece de forma insostenible, como ocurrió durante la Edad de Oro económica británica. Los británicos se convirtieron en ávidos consumidores, y su demanda de más no se vio correspondida por altas tasas de productividad.

Había problemas con la balanza de pagos, problema agravado por los ciclos Stop-Go de Macmillan. El déficit de la balanza de pagos se debía en parte a problemas de balanza comercial , ya que había más importaciones que exportaciones. La solución del canciller Selwyn Lloydfue imponer una congelación salarial, una medida Stop-Go deflacionista, para contener la inflación salarial. Gran Bretaña solicitó un préstamo al Fondo Monetario Mundial (FMI), lo que hizo impopular al ministerio de Macmillan.

Balanza de pagos

Diferencia entre el flujo total de dinero que entra y sale de un país. Se veía afectada porque el volumen de las importaciones (bienes que Gran Bretaña compraba a otros países) era superior al nivel de las exportaciones (bienes que se vendían a otros países).

Congelación salarial

El gobierno decide los salarios que cobran los trabajadores y restringe los aumentos salariales en un esfuerzo por combatir las dificultades económicas del país.

Las miopes políticas económicas de Macmillan provocaron dificultades financieras en Gran Bretaña, causando grietas en la Edad de Oro económica británica. Los problemas de la balanza de pagos continuaron tras el fin del ministerio de Macmillan, y el gobierno se enfrentó a un déficit de la balanza de pagos que alcanzó los 800 millones de libras en 1964.

No se adhirió a la Comunidad Económica Europea (CEE)

En el segundo mandato de Macmillan como Primer Ministro, la economía británica atravesaba dificultades y tuvo que enfrentarse a la realidad de que Gran Bretaña ya no era una potencia mundial dominante. La solución de Macmillan a esto fue solicitar la adhesión a la CEE, que había demostrado ser un éxito económico. Esta decisión no fue bien recibida entre los conservadores, que creían que unirse a la CEE sería una traición al país, ya que pasaría a depender de Europa y a estar sujeto a las normas de la CEE.

Comunidad Económica Europea

Asociación económica entre países europeos. Fue creada por el Tratado de Roma de 1957 y desde entonces ha sido sustituida por la Unión Europea.

Gran Bretaña solicitó su adhesión a la CEE en 1961, lo que convirtió a Macmillan en el primer Primer Ministro que solicitó su adhesión a la CEE. Pero, desgraciadamente, la solicitud británica fue rechazada por el presidente francés Charles de Gaulle, que consideraba que la adhesión de Gran Bretaña mermaría el papel de Francia en la CEE. Esto se consideró un gran fracaso por parte de Macmillan para lograr la modernización económica.

La "Noche de los Cuchillos Largos

El 13 de julio de 1962, Macmillan reorganizó su gabinete en lo que se conoció como la "Noche de los Cuchillos Largos". Macmillan estaba presionado para recuperar el favor de la opinión pública, lo que le llevó a destituir rápidamente a siete miembros de su gabinete. En particular, despidió a su leal canciller, Selwyn Lloyd.

La popularidad de Macmillan se estaba agotando, pues su tradicionalismo hacía que él y el Partido Conservador parecieran fuera de contacto en un país en evolución. El público parecía estar perdiendo la fe en el Partido Conservador y se inclinaba por los candidatos liberales, que habían superado a los conservadores en las elecciones parciales. Sustituir a los "viejos por los nuevos" (viejos miembros por miembros más jóvenes) fue un intento desesperado de devolver la vida al partido y recuperar al público.

Como resultado, Macmillan apareció ante la opinión pública como desesperado, despiadado e incompetente.

El escándalo del caso Profumo

El escándalo provocado por el affaire John Profumo fue el más perjudicial para el ministerio de Macmillan y para el Partido Conservador. Se descubrió que John Profumo, Secretario de Estado para la Guerra, tenía una aventura con Christine Keeler, que también tenía una aventura con un espía soviético, Yevgeny Ivanov. Profumo había mentido al Parlamento y se vio obligado a dimitir.

El escándalo del asunto Profumo destruyó la reputación del ministerio de Macmillan ante la opinión pública y dañó las relaciones con EEUU y la URSS. Fue el clavo en el ataúd de la reputación de Macmillan como desfasado y anticuado, sobre todo en comparación con la imagen de ordinario y accesible del nuevo líder laborista Harold Wilson.

El sucesor de Harold Macmillan

Los días de gloria del ministerio de Macmillan habían terminado hacía mucho tiempo, en 1963, y su partido presionó a Macmillan para que se retirara debido a las consecuencias del escándalo Profumo. Macmillan se resistía a dejarlo marchar. Sin embargo, se vio obligado a dimitir debido a problemas de próstata.

Puede decirse que la desaparición del ministerio de Macmillan provocó el fin de tres legislaturas consecutivas de gobierno conservador en Gran Bretaña. Su sucesor, Lord Alec Douglas-Home, estaba tan fuera de onda como Macmillan y perdería frente a Harold Wilson en las elecciones de 1964.

La reputación y el legado de Harold Macmillan

Los primeros años de Macmillan como Primer Ministro fueron prósperos y se le respetaba por su pragmatismo y su impacto positivo en la economía británica. Su éxito como Primer Ministro fue efímero, pero su impacto perdura.

  • Originalmente considerado un héroe: al principio, hubo un culto a la personalidad en torno a Macmillan que giraba en torno a su encanto y buen carácter. Macmillan fue respetado por impulsar la economía británica, continuar la Era de la Afluencia y mantener el consenso de posguerra. Se le admiraba por su "imperturbabilidad" y diplomacia, que le valieron los elogios de John F. Kennedy y, por tanto, repararon la relación especial con EEUU.

  • Despiadado: la despiadada remodelación del Gabinete de 1962 le valió el apodo de "Mac el Cuchillo".

  • Desenfadado y tradicional: El tradicionalismo de Macmillan fue bien recibido inicialmente por el público, al que encantó con sus apariciones en televisión. Sin embargo, resultó ser inadecuadamente anticuado en un mundo cambiante, sobre todo en comparación con líderes más jóvenes como John F. Kennedy y el laborista Harold Wilson.

  • Progresista: en general se le consideraba demasiado tradicional al final de su mandato, aunque también se le puede considerar progresista. Macmillan fue acusado de traicionar a Gran Bretaña cuando inició su solicitud de adhesión a la CEE. Al primer ministro no le asustaban el progreso y la reforma social, poniendo en marcha lo que consideraba el inevitable proceso de descolonización y siguiendo "el viento del cambio", a pesar de la reacción violenta de los miembros del Partido Conservador.

Podría decirse que el legado de Mac millan reside en sus logros progresistas.

Harold Macmillan - Puntos clave

  • Harold Macmillan sustituyó a Anthony Eden como Primer Ministro en 1957, ganó las elecciones generales de 1959 y siguió siendo Primer Ministro hasta su dimisión en 1963.

  • Los primeros años del ministerio de Macmillan fueron una época de unidad y prosperidad económica para Gran Bretaña.

  • Las políticas económicas Stop-Go de Macmillan eran inestables e insostenibles, lo que provocó dificultades financieras e hizo que Macmillan perdiera el favor del público.

  • A Macmillan se le atribuye la puesta en marcha del proceso de descolonización, la aprobación del Tratado de Prohibición Parcial de Armas Nucleares de 1963 y el haber sido el primer Primer Ministro en solicitar la adhesión a la CEE.

  • El último año del ministerio de Macmillan, 1962-63, fue una época de gran tensión, vergüenza y escándalo.

  • Macmillan tuvo éxito como primer ministro, pero las consecuencias de su segundo mandato mermaron su imagen como líder.

Preguntas frecuentes sobre Harold Macmillan

Harold Macmillan fue un político británico, Primer Ministro del Reino Unido entre 1957 y 1963, y líder del Partido Conservador.

Las políticas de Macmillan incluyeron la descolonización, la construcción de viviendas, el fortalecimiento del Estado de bienestar y el intento de entrada al Mercado Común Europeo.

Macmillan es importante por su papel en la descolonización y por su enfoque moderado en la política interna y externa, promoviendo el concepto 'fin de la austeridad' en el Reino Unido.

El mandato de Macmillan terminó en 1963 cuando renunció debido a problemas de salud y fue sucedido por Alec Douglas-Home.

Únete a más de 22 millones de estudiantes que aprenden con nuestra app StudySmarter.

La primera app de aprendizaje que realmente tiene todo lo que necesitas para superar tus exámenes en un solo lugar.

  • Tarjetas y cuestionarios
  • Asistente de Estudio con IA
  • Planificador de estudio
  • Exámenes simulados
  • Toma de notas inteligente
Únete a más de 22 millones de estudiantes que aprenden con nuestra app StudySmarter. Únete a más de 22 millones de estudiantes que aprenden con nuestra app StudySmarter.

Regístrate para poder subrayar y tomar apuntes. Es 100% gratis.

Empieza a aprender con StudySmarter, la única app de estudio que necesitas.

Regístrate gratis
Illustration

Entdecke Lernmaterial in der StudySmarter-App