La Gran Inflación

Como periodo fundamental de la historia económica, La Gran Inflación redefinió significativamente la macroeconomía. Este artículo profundiza en La Gran Inflación, presentando una comprensión exhaustiva de este importante acontecimiento económico. Explorarás sus causas, el papel de las políticas monetarias, las repercusiones en la economía y descubrirás cómo esta época provocó un cambio en las políticas económicas. El contenido también examina críticamente las secuelas de La Gran Inflación, proporcionando un análisis profundo y perspicaz de sus efectos duraderos. Desentierra los episodios significativos de La Gran Inflación mientras recorres estas áreas clave de la macroeconomía.

Pruéablo tú mismo Regístrate gratis
La Gran Inflación La Gran Inflación

Crea materiales de aprendizaje sobre La Gran Inflación con nuestra app gratuita de aprendizaje!

  • Acceso instantáneo a millones de materiales de aprendizaje
  • Tarjetas de estudio, notas, exámenes de simulacro y más
  • Todo lo que necesitas para sobresalir en tus exámenes
Regístrate gratis

Millones de tarjetas didácticas para ayudarte a sobresalir en tus estudios.

Regístrate gratis

Convierte documentos en tarjetas de estudio gratis con IA.

Tarjetas de estudio
Índice de temas

    Comprender la Gran Inflación en Macroeconomía

    Cuando piensas en los altibajos de la historia económica, sin duda destaca el episodio de La Gran Inflación. Es una historia de precios disparados e incertidumbre económica que tuvo un impacto generalizado en todas las sociedades y economías. Pero antes de profundizar en sus causas e implicaciones, es crucial definir qué significa realmente este fenómeno tan discutido.

    Definición de la Gran Inflación: Un fenómeno económico

    La Gran Inflación se refiere a un periodo de inflación excepcionalmente alta que tuvo lugar en muchos países occidentales, sobre todo en Estados Unidos, a finales de la década de 1960 y durante toda la década de 1970. Se caracterizó por un rápido aumento del nivel general de precios en una economía durante un periodo prolongado.

    Una inflación elevada no es sólo un inconveniente menor, sino un problema económico importante, que frena el crecimiento económico, erosiona el poder adquisitivo y afecta desproporcionadamente a los hogares con rentas más bajas. La magnitud del impacto de La Gran Inflación fue tan grave que provocó una evolución de la política económica y una revolución de la teoría económica.

    Durante este periodo, muchos países experimentaron tasas de inflación de dos dígitos. La consecuencia fue una profunda recesión económica que sólo se controló tras importantes intervenciones fiscales y monetarias.

    Qué causó la Gran Inflación: Desembalando los acontecimientos históricos

    Si echamos la vista atrás a la progresión de los acontecimientos que condujeron a este punto de inflexión crítico en la historia económica, salen a la luz varios factores. Pueden clasificarse a grandes rasgos en situaciones económicas precedentes y desencadenantes clave.

    Situaciones económicas precedentes que contribuyeron a la Gran Inflación

    Antes de que La Gran Inflación sacudiera las economías mundiales, varias condiciones imperantes prepararon el terreno para la tormenta. El mundo ya estaba lidiando con diversos grados de inflación, pero ciertos factores la intensificaron hasta el nivel de La Gran Inflación.

    • \Un aumento excesivo de la oferta monetaria en relación con el crecimiento económico conduce a la inflación. Esto era evidente antes de La Gran Inflación.
    • \La década de 1970 fue testigo de dos importantes crisis del precio del petróleo que causaron estragos en las economías.
    • \Las políticas fiscales y monetarias inadecuadas también desempeñaron un papel en la crisis.

    Por ejemplo, las principales economías habían seguido un sistema de tipos de cambio fijos conocido como el sistema de Bretton Woods, que mantenía los tipos de cambio dentro de una horquilla. Sin embargo, las perturbaciones, como el aumento de los precios del petróleo, provocaron desequilibrios que presionaron sobre los tipos de cambio y, en última instancia, aumentaron la inflación.

    Principales desencadenantes de la Gran Inflación

    Los factores desencadenantes de la Gran Inflación fueron complejos y múltiples, desde decisiones políticas hasta perturbaciones externas. Cada uno de ellos desempeñó un papel fundamental en la escalada de la situación, desde la mera inflación hasta un periodo de hiperinflación, por lo que es vital comprenderlos en detalle.

    Políticas federales incoherentes La Reserva Federal no respondió eficazmente a los repuntes de la inflación.
    Crisis del petróleo El cártel del petróleo, la OPEP, aumentó considerablemente los precios del petróleo. Esto tuvo un efecto dominó en las economías, provocando una inflación sustancial.
    Factores sociopolíticos La guerra de Vietnam desempeñó un papel importante, ya que tensó las finanzas públicas, provocando una mayor inflación.

    A modo de ejemplo, la crisis del petróleo de 1973 hizo que los precios del petróleo se cuadruplicaran drásticamente, lo que provocó tremendas interrupciones en la cadena de suministro y una inflación impulsada por los costes en todo el mundo. Este fue uno de los desencadenantes clave que transformaron la inflación preexistente en La Gran Inflación.

    Descifrando el papel de la política monetaria en La Gran Inflación

    La política monetaria es una herramienta clave de los bancos centrales para influir en los resultados económicos, y su papel fue fundamental durante la Gran Inflación. Examinando las decisiones de política monetaria tomadas durante este periodo, y cómo influyeron en el comportamiento económico, podemos conocer en profundidad las fuerzas que dieron forma a La Gran Inflación y las lecciones aprendidas

    Influencia de la política monetaria en la Gran Inflación

    La política monetaria se ocupa de la gestión de los tipos de interés y de la oferta total de dinero en circulación, y generalmente la llevan a cabo los bancos centrales para alcanzar objetivos macroeconómicos como la inflación, el empleo y el crecimiento económico. Durante la Gran Inflación, esta función crucial de la política monetaria fue puesta a prueba.

    Cabe señalar que un principio central de la teoría monetaria sostiene que la inflación es esencialmente un fenómeno monetario. Tal como lo formuló Milton Friedman: "\( MV = PT \\)", donde M representa la oferta monetaria, V es la velocidad del dinero, P es el nivel general de precios y T es el volumen de transacciones en la economía. Básicamente, si la cantidad de dinero en una economía \( M \times V \) se expande más deprisa que el volumen de transacciones \( T \), se producirá un aumento del nivel general de precios \( P \), es decir, inflación. Así que, en teoría, un aumento significativo de la oferta monetaria sin un aumento equivalente de la producción puede provocar inflación.

    Tomemos un ejemplo en el que el banco central aumenta significativamente la oferta monetaria para estimular el crecimiento, digamos bajando los tipos de interés o comprando títulos del Estado. Si estas actividades hacen que fluya más dinero en la economía del que ésta puede absorber (dada su capacidad de producción), el resultado podría ser un aumento de los precios: demasiado dinero persiguiendo muy pocos bienes y servicios. Esta es una explicación simplificada de la forma en que la política monetaria puede influir en la inflación.

    Decisiones de política monetaria durante la Gran Inflación

    La política monetaria, tal y como la ejecutaron los bancos centrales durante la Gran Inflación, se basaba en los conocimientos económicos y las teorías predominantes de la época. La creencia central era que existía un equilibrio entre inflación y desempleo, una idea plasmada en lo que se conocía como la curva de Phillips.

    La década de 1960 fue un periodo de política monetaria expansiva en un intento de reducir el desempleo. Los bancos centrales aumentaron la oferta monetaria y mantuvieron bajos los tipos de interés para impulsar la demanda agregada. Desgraciadamente, estas acciones también proporcionaron un entorno propicio para la inflación. De hecho, la demanda se estimuló hasta tal punto que superó a la oferta, lo que provocó un aumento de los precios: la inflación.

    Los tipos de interés nominales se mantuvieron tan bajos durante este periodo que los tipos de interés reales (tipo de interés nominal - inflación) fueron a veces incluso negativos. Esto significa que, en esencia, se pagaba a los prestatarios por endeudarse, lo que suponía un poderoso incentivo para pedir prestado y gastar dinero, alimentando así aún más la inflación.

    Evaluación del impacto de las medidas de política monetaria en la Gran Inflación

    Para calibrar el efecto de la política monetaria durante este intenso periodo de agitación económica, tenemos que fijarnos en los resultados que las políticas produjeron en la práctica. Los bancos centrales siguieron inicialmente una postura dovish con el objetivo de reducir el desempleo. Sin embargo, el resultado inesperado e involuntario fue un rápido aumento de los precios que erosionó el poder adquisitivo de los consumidores.

    El fracaso de la política monetaria durante este periodo se debió principalmente a un malentendido de la relación entre desempleo e inflación. Se pasó por alto el hecho de que crear demasiado dinero puede crear presiones inflacionistas incluso cuando hay un elevado desempleo. El reconocimiento final de este grave error condujo a importantes cambios en la política monetaria.

    Por ejemplo, cuando Paul Volcker asumió la presidencia de la Reserva Federal en 1979, cambió inmediatamente a una postura monetaria más dura, dando prioridad al control de la inflación sobre la reducción del desempleo. Su agresiva aplicación de una política monetaria restrictiva consiguió acabar con la inflación, pero con la amarga medicina de una grave recesión.

    En conclusión, aunque las políticas monetarias iniciales contribuyeron a La Gran Inflación, las lecciones aprendidas abrieron el camino a nuevas estrategias y reformas en la gestión de la política monetaria.

    Efectos de la Gran Inflación en la economía

    El episodio de la Gran Inflación no fue ni mucho menos un contratiempo económico. Por el contrario, fue un punto de inflexión significativo, que influyó en diversas facetas de la economía, tanto directa como indirectamente. En esta sección, profundizaremos en los amplios impactos que La Gran Inflación tuvo en la economía, tanto a nivel microeconómico como macroeconómico.

    La economía durante la Gran Inflación: Un Análisis Macroeconómico

    Un examen macroeconómico de la economía durante la Gran Inflación revela algunas crudas realidades. El rápido aumento de los precios tuvo profundas implicaciones que resonaron a través de diferentes elementos económicos.

    Evaluación de las repercusiones económicas directas de la Gran Inflación

    Intuitivamente, el efecto más directo de la Gran Inflación fue la erosión del poder adquisitivo. Cuando los precios suben rápidamente, disminuye la capacidad de los consumidores para adquirir bienes y servicios. Esto interfiere en las pautas de consumo y podría, a su vez, afectar al consumo global de una economía, provocando una desaceleración económica.

    La erosión del poder adquisitivo se refiere a la disminución de la cantidad o el volumen de bienes y servicios que la renta de una persona puede comprar debido a la inflación a lo largo del tiempo. En esencia, implica la disminución del valor real del dinero: una disminución del valor neto tangible.

    Otros efectos directos son

    • Trastorno del ahorro: En un entorno inflacionista, el valor del dinero disminuye con el tiempo. Esto significa esencialmente que el valor de los ahorros también se reduce. Esto desmotiva a la gente a canalizar sus ingresos hacia el ahorro, presionando así sobre la inversión.
    • Mala asignación de recursos: La inflación puede llevar a una redistribución arbitraria de la riqueza de los prestamistas a los prestatarios si la inflación no estaba prevista. Esto puede distorsionar las decisiones económicas y provocar una mala asignación de los recursos.
    • Aumento de los costes de producción: Cuando los precios suben, los costes de los productores también tienden a subir, haciendo que la producción sea menos rentable.

    Consecuencias socioeconómicas más amplias de la Gran Inflación

    Sin embargo, los efectos de la Gran Inflación no se limitaron a estas repercusiones directas. Hubo consecuencias socioeconómicas más amplias que se extendieron por las sociedades, pintando un panorama calamitoso de la realidad económica de la época.

    He aquí algunas de estas implicaciones más amplias:

    • Desigualdad de ingresos: La inflación afecta desproporcionadamente a los pobres y a la clase media, que ven mermados sus ingresos por el aumento de los precios. Por el contrario, quienes poseen activos que se revalorizan en épocas inflacionistas (como los bienes inmuebles o las acciones) podrían beneficiarse de hecho de la inflación, exacerbando así la desigualdad de ingresos.
    • Malestar social: Las altas tasas de inflación, especialmente unidas al desempleo (una situación conocida como estanflación), suelen provocar malestar social, ya que la gente lucha por cubrir sus necesidades básicas.
    • Comercio internacional: Una inflación elevada puede distorsionar el comercio internacional. Si la tasa de inflación de un país es superior a la de sus socios comerciales, sus mercancías se encarecen comparativamente, lo que provoca un déficit comercial.

    Un buen ejemplo de consecuencia socioeconómica es el caso de la "subida de los precios". Esto ocurre cuando la inflación empuja los ingresos de las personas hacia tramos impositivos más altos, haciendo que paguen un porcentaje mayor de sus ingresos en impuestos, aunque sus ingresos reales no hayan aumentado.

    Así pues, los efectos de la Gran Inflación fueron más allá de las cifras económicas. Afectó a la vida de las personas, a la distribución de la renta y la riqueza, y al tejido mismo de la sociedad.

    Descubrir la causa y el efecto de la Gran Inflación

    La expresión "La Gran Inflación" designa una época de subida de precios que se produjo en las principales economías desde finales de los años sesenta hasta principios de los ochenta. Hay numerosos factores que contribuyeron a La Gran Inflación, y comprender la conexión entre estas causas y efectos es crucial para un análisis exhaustivo de este acontecimiento económico. Esta sección desentraña las relaciones entre causas y efectos que marcaron esta época.

    Relación entre causas y efectos en La Gran Inflación

    Es crucial reconocer que La Gran Inflación no fue provocada por una sola causa; fue el resultado de una intrincada interacción de factores. Esto incluye políticas monetarias imperfectas, una teoría económica equivocada, factores internacionales como las crisis del petróleo y, hasta cierto punto, las expectativas psicológicas de la gente. Los efectos de estas relaciones de causa y efecto presentaron complejidades a diversos niveles sociales y económicos.

    La política monetaria: En el centro de la saga de La Gran Inflación, estaba el mal uso de la política monetaria por parte de los bancos centrales. Una confianza excesiva en la Curva de Phillips -la teoría que sugiere un equilibrio entre inflación y desempleo- llevó a los bancos centrales a aplicar políticas monetarias expansivas para lograr tasas de desempleo más bajas. Esto provocó un crecimiento excesivo de la oferta monetaria, avivando la inflación.

    Choques geopolíticos: Las crisis de los precios del petróleo de la década de 1970 fueron otro factor crítico. La inestabilidad política en Oriente Medio provocó una fuerte subida de los precios del petróleo, causando una inflación impulsada por los costes en todas las economías mundiales. Este factor externo exacerbó las presiones inflacionistas existentes, contribuyendo a La Gran Inflación a nivel mundial.

    Psicología económica: Además, la inflación empezó a infiltrarse en la psique colectiva de los consumidores, haciéndoles esperar una subida constante de los precios. Este consumo impulsado por las expectativas creó presiones inflacionistas adicionales de arrastre de la demanda en la economía.

    La inflación inducida por la demanda se produce cuando la demanda de bienes y servicios supera a su oferta, lo que provoca subidas de precios. Contrasta con la inflación impulsada por los costes, en la que los precios aumentan debido al incremento de los costes de producción.

    El ciclo de causa-efecto en el escenario de la Gran Inflación

    La Gran Inflación puede verse como un ciclo en el que las causas y los efectos se alimentaban mutuamente, exacerbando las presiones inflacionistas. Por ejemplo, el crecimiento monetario excesivo condujo a la inflación; esta inflación influyó después en las expectativas y el comportamiento económico de la gente de un modo que alimentó aún más la inflación.

    Considera los efectos psicológicos de la inflación. Los consumidores, al ver subir los precios, empiezan a esperar futuras subidas de precios. Esto lleva a una situación en la que adelantan su consumo para "adelantarse a la subida de precios", aumentando así la demanda de bienes y servicios. Esta demanda adicional, a su vez, añade presiones inflacionistas - completando así el ciclo de causa, a efecto, y de vuelta a la causa.

    Explorando cómo actuaron la causa y el efecto en la Gran Inflación

    Una faceta notable de La Gran Inflación es cómo las relaciones causa-efecto se transformaron con el tiempo en respuesta tanto a las perturbaciones externas (como la subida del precio del petróleo) como a las decisiones de política interna (como la relajación monetaria). Las acciones de los bancos centrales y las respuestas de los consumidores se convirtieron en un círculo vicioso de causa y efecto que perpetuó La Gran Inflación.

    La flexibilización monetaria agresiva de los bancos centrales y las recurrentes crisis de los precios del petróleo provocaron una fuerte subida de los precios. A medida que los precios seguían subiendo, las expectativas inflacionistas empezaron a arraigar entre las masas. El público empezó a anticipar que los precios seguirían subiendo. En consecuencia, sus decisiones de compra se vieron condicionadas por estas expectativas, lo que provocó una mayor demanda y, por tanto, más inflación.

    Este escenario de inflación galopante representa un buen ejemplo de un bucle de retroalimentación en el que las causas potencian los efectos, que, a su vez, refuerzan las causas. Así pues, la combinación de políticas monetarias fallidas, perturbaciones imprevistas del lado de la oferta y expectativas inflacionistas arraigadas condujo al prolongado y perjudicial periodo de inflación conocido como La Gran Inflación.

    Cómo acabó la Gran Inflación y sus consecuencias

    Una de las lecciones fundamentales de la historia económica es que incluso las crisis económicas más desalentadoras, como la Gran Inflación, acaban por terminar. El periodo de precios altos y sostenidos llegó a su fin, y comenzó a despuntar una era económica más estable. Esta sección analiza cómo llegó a su fin La Gran Inflación y las secuelas que le siguieron.

    Conclusión de La Gran Inflación: Cómo acabó todo

    El final de la Gran Inflación no se produjo sin esfuerzo; requirió cambios significativos en la política y un compromiso inquebrantable con la estabilidad de precios. Aunque numerosos factores contribuyeron a poner fin a esta era, destacan dos factores decisivos: un cambio en la política monetaria y un cambio en el pensamiento económico.

    Cambio en la política monetaria: El punto de inflexión en la marea de La Gran Inflación fue principalmente el resultado de un cambio en la política monetaria dirigida por la Reserva Federal bajo el liderazgo de Paul Volcker. Tras ser nombrado Presidente de la Reserva Federal a finales de 1979, en medio de una era de inflación creciente, Volcker cambió audazmente el enfoque de la política monetaria hacia la lucha contra la inflación a toda costa. Se aplicó un endurecimiento agresivo de la política monetaria para frenar el crecimiento de la oferta monetaria, lo que condujo a un aumento significativo de los tipos de interés. A pesar de las dificultades económicas a corto plazo, esta medida consiguió frenar gradualmente la inflación.

    Un momento crítico se produjo en octubre de 1979, cuando la Reserva Federal, bajo la dirección de Paul Volcker, decidió pasar de centrarse en los tipos de interés a centrarse en la oferta monetaria. Esto supuso un cambio con respecto a la idea anterior de que el control de la inflación sólo podía lograrse a costa de un aumento del desempleo (según la Curva de Phillips).

    Cambio en el pensamiento económico: El final de la Gran Inflación también marcó un cambio crucial en el pensamiento económico. El ascenso del pensamiento monetarista, liderado por economistas como Milton Friedman, culminó en un consenso general de que la inflación era fundamentalmente un fenómeno monetario. Por lo tanto, el control de la oferta monetaria se convirtió en el medio reconocido para gestionar la inflación. Este cambio de pensamiento y de política fue profundo y duradero, y dio forma a la política monetaria en las décadas siguientes.

    El monetarismo es una escuela de pensamiento económico que hace hincapié en el papel de los gobiernos en el control de la cantidad de dinero en circulación. Los monetaristas afirman que las variaciones de la oferta monetaria tienen una gran influencia en la producción nacional a corto plazo y en los niveles de precios a largo plazo.

    Las medidas económicas que ayudaron a acabar con la Gran Inflación

    En el núcleo de las medidas que pusieron fin a La Gran Inflación se encuentran los principios que sustentan la comprensión actual de la inflación: la estabilidad de precios debe ser el objetivo primordial de la política monetaria, y la inflación es, a largo plazo, un fenómeno monetario.

    El control de la Oferta Monetaria: La herramienta decisiva empleada para acabar con La Gran Inflación fue controlar la oferta monetaria, lo que se consiguió aumentando los tipos de interés. La Reserva Federal aumentó los tipos de los fondos federales hasta niveles sin precedentes, y los tipos de interés de dos dígitos se convirtieron en la norma. Esta acción contribuyó directamente a ralentizar la actividad económica y a suavizar las presiones inflacionistas.

    Cambio en la percepción de la política: Junto a estas agresivas medidas tangibles, la percepción de la política también fue crucial. Los bancos centrales empezaron a practicar la "orientación anticipada", comunicando por adelantado su compromiso de combatir la inflación. Esta estrategia de comunicación ayudó a gestionar las expectativas inflacionistas.

    La Gran Inflación y sus Consecuencias: Una reflexión posterior

    La conclusión de La Gran Inflación dejó una huella tangible tanto en las economías como en las sociedades. Sus efectos resonaron durante mucho tiempo en la era posterior, configurando las políticas económicas y las actitudes sociales.

    Desarrollo de la Política de Objetivos de Inflación: Uno de los legados más duraderos de la Gran Inflación es el desarrollo y la adopción generalizada de los objetivos de inflación como marco político. Los bancos centrales de todo el mundo utilizan ahora una tasa de inflación baja y estable como objetivo político central. Trabajan para alcanzar este objetivo utilizando diversas herramientas de política monetaria, sobre todo ajustes de los tipos de interés.

    Cambio en las expectativas: A nivel social, la era de la Gran Inflación dejó una profunda huella en las expectativas de la gente sobre la estabilidad de precios. Una vez erradicada la inflación, la gente empezó a esperar una inflación baja y estable, domando así las tendencias inflacionistas y reforzando la estabilidad de precios.

    Así, incluso hoy, las secuelas de La Gran Inflación pueden percibirse tanto en las decisiones políticas como en las actitudes sociales.

    La Gran Inflación - Puntos clave

    • La guerra de Vietnam y la crisis del petróleo de 1973 fueron importantes factores sociopolíticos que contribuyeron a La Gran Inflación.
    • La política monetaria, en particular la gestión de los tipos de interés y la oferta total de dinero, desempeñó un papel fundamental en La Gran Inflación.
    • Un aumento de la oferta monetaria sin un aumento equivalente de la producción puede provocar inflación, lo que subyace a la influencia de la política monetaria en La Gran Inflación.
    • La erosión del poder adquisitivo, la interrupción del ahorro, la mala asignación de los recursos y el aumento de los costes de producción fueron repercusiones económicas directas de La Gran Inflación.
    • Las consecuencias socioeconómicas más amplias de la Gran Inflación incluyeron la desigualdad de ingresos, el malestar social y las distorsiones del comercio internacional.
    La Gran Inflación La Gran Inflación
    Aprende con 15 tarjetas de La Gran Inflación en la aplicación StudySmarter gratis

    Tenemos 14,000 tarjetas de estudio sobre paisajes dinámicos.

    Regístrate con email

    ¿Ya tienes una cuenta? Iniciar sesión

    Preguntas frecuentes sobre La Gran Inflación
    ¿Qué es la Gran Inflación?
    La Gran Inflación fue un período de alta inflación mundial que ocurrió desde mediados de los años 1960 hasta principios de los 1980.
    ¿Cuál fue la causa principal de la Gran Inflación?
    La causa principal fue una combinación de políticas fiscales y monetarias expansivas, junto con shocks de oferta como las crisis del petróleo.
    ¿Cómo se resolvió la Gran Inflación?
    Se resolvió mediante políticas monetarias restrictivas implementadas por los bancos centrales, especialmente la Reserva Federal de EE. UU., dirigida por Paul Volcker.
    ¿Cuáles fueron las consecuencias de la Gran Inflación?
    Las consecuencias incluyeron una recesión global, altos niveles de desempleo y la implementación de políticas monetarias más estrictas en el futuro.

    Pon a prueba tus conocimientos con tarjetas de opción múltiple

    ¿Qué es la Gran Inflación en macroeconomía?

    ¿Cuáles fueron algunas de las situaciones económicas generales precedentes que contribuyeron a La Gran Inflación?

    ¿Cuáles fueron algunos de los principales desencadenantes de la Gran Inflación?

    Siguiente

    Descubre materiales de aprendizaje con la aplicación gratuita StudySmarter

    Regístrate gratis
    1
    Acerca de StudySmarter

    StudySmarter es una compañía de tecnología educativa reconocida a nivel mundial, que ofrece una plataforma de aprendizaje integral diseñada para estudiantes de todas las edades y niveles educativos. Nuestra plataforma proporciona apoyo en el aprendizaje para una amplia gama de asignaturas, incluidas las STEM, Ciencias Sociales e Idiomas, y también ayuda a los estudiantes a dominar con éxito diversos exámenes y pruebas en todo el mundo, como GCSE, A Level, SAT, ACT, Abitur y más. Ofrecemos una extensa biblioteca de materiales de aprendizaje, incluidas tarjetas didácticas interactivas, soluciones completas de libros de texto y explicaciones detalladas. La tecnología avanzada y las herramientas que proporcionamos ayudan a los estudiantes a crear sus propios materiales de aprendizaje. El contenido de StudySmarter no solo es verificado por expertos, sino que también se actualiza regularmente para garantizar su precisión y relevancia.

    Aprende más
    Equipo editorial StudySmarter

    Equipo de profesores de Economía

    • Tiempo de lectura de 24 minutos
    • Revisado por el equipo editorial de StudySmarter
    Guardar explicación Guardar explicación

    Guardar explicación

    Sign-up for free

    Regístrate para poder subrayar y tomar apuntes. Es 100% gratis.

    Únete a más de 22 millones de estudiantes que aprenden con nuestra app StudySmarter.

    La primera app de aprendizaje que realmente tiene todo lo que necesitas para superar tus exámenes en un solo lugar.

    • Tarjetas y cuestionarios
    • Asistente de Estudio con IA
    • Planificador de estudio
    • Exámenes simulados
    • Toma de notas inteligente
    Únete a más de 22 millones de estudiantes que aprenden con nuestra app StudySmarter.

    Consigue acceso ilimitado con una cuenta gratuita de StudySmarter.

    • Acceso instantáneo a millones de materiales de aprendizaje.
    • Tarjetas de estudio, notas, exámenes de simulacro, herramientas de AI y más.
    • Todo lo que necesitas para sobresalir en tus exámenes.
    Second Popup Banner