Derivados de Crédito

Sumérgete en el amplio mundo de los derivados de crédito con este examen exhaustivo de su estructura, función e impacto. Adquiere una valiosa comprensión de estos poderosos instrumentos financieros, a medida que descubres las características clave de los derivados de crédito, su relevancia en la esfera financiera y sus aplicaciones en el mundo real. Este artículo también te guiará a través de las Definiciones de Derivados de Crédito de la ISDA de 2014, te proporcionará una visión en profundidad del derivado de swap de incumplimiento crediticio y explorará en profundidad otros instrumentos. Además, ilumina el papel de los activos subyacentes y evalúa la influencia de los derivados de crédito en la economía. Armado con estos conocimientos, estarás preparado para navegar por el complejo campo de la macroeconomía con mayor perspicacia y confianza.

Pruéablo tú mismo Regístrate gratis
Derivados de Crédito Derivados de Crédito

Crea materiales de aprendizaje sobre Derivados de Crédito con nuestra app gratuita de aprendizaje!

  • Acceso instantáneo a millones de materiales de aprendizaje
  • Tarjetas de estudio, notas, exámenes de simulacro y más
  • Todo lo que necesitas para sobresalir en tus exámenes
Regístrate gratis

Millones de tarjetas didácticas para ayudarte a sobresalir en tus estudios.

Regístrate gratis

Convierte documentos en tarjetas de estudio gratis con IA.

Tarjetas de estudio
Índice de temas

    Comprender los Derivados de Crédito

    Puede que hayas oído el término "Derivados de Crédito" al estudiar macroeconomía o al repasar las noticias financieras y te hayas preguntado qué significa realmente. En términos sencillos, los derivados de crédito pueden considerarse activos financieros o pólizas de seguro que proporcionan protección frente al riesgo de que un tercero incumpla un préstamo.

    Qué son los derivados de crédito: Una visión general

    Los Derivados de Crédito son instrumentos financieros complejos que permiten a los inversores gestionar y mitigar el riesgo de impago de un prestatario. Normalmente, se trata de un acuerdo entre dos partes: el comprador y el vendedor. El comprador realiza pagos al vendedor hasta la fecha de vencimiento del crédito. A cambio, el vendedor se compromete a indemnizar al comprador en caso de impago del préstamo por parte del tercero.

    Los bancos, las empresas de inversión y otras instituciones financieras utilizan estos productos financieros para protegerse del riesgo de que los prestatarios no puedan devolver sus préstamos. Así, les proporcionan una forma de diversificar su exposición al riesgo.

    Impago: El impago es una situación en la que un prestatario no cumple la obligación legal de devolver la deuda.

    Entre las variedades de derivados de crédito se incluyen:

    • Credit Default Swaps (CDS)
    • Swaps de rentabilidad total (TRS)
    • Notas vinculadas al crédito (CLN)

    Por ejemplo, consideremos que el inversor A está preocupado por un posible impago de los bonos emitidos por la empresa B. El inversor A puede comprar un derivado crediticio al inversor C, que se compromete a reembolsar al inversor A cualquier pérdida financiera en caso de que la empresa B incumpla el pago de los bonos. A cambio, el inversor A paga una comisión periódica al inversor C. En este caso, el inversor C asume el riesgo de impago, lo que permite al inversor A mitigar el riesgo de impago de su préstamo.

    ¿Sabías que el mercado de derivados de crédito ha sido una de las áreas de más rápido crecimiento en las finanzas? Según el Banco de Pagos Internacionales, este mercado pasó de menos de 1 billón de USD de importe nocional en 2001 a más de 62 billones de USD a finales de 2007.

    Características clave de los derivados de crédito

    Los Derivados de Crédito presentan algunas características únicas que los convierten en una opción popular para la gestión del riesgo.

    CaracterísticaExplicación
    Transferencia del riesgoLos derivados de crédito permiten a una parte transferir el riesgo de crédito a otra parte sin vender realmente los activos.
    PersonalizaciónEstos instrumentos financieros pueden personalizarse según el perfil de riesgo específico del comprador de protección.
    ApalancamientoLos derivados de crédito proporcionan apalancamiento, ya que estos instrumentos permiten a los inversores especular sobre acontecimientos crediticios sin poseer los activos fundamentales.
    A precio de mercadoLos Derivados de Crédito se suelen valorar a precio de mercado, es decir, se valoran al precio de mercado actual en lugar de a su precio contable.

    Sin embargo, estos contratos también tienen algunos riesgos y problemas potenciales, como el riesgo de contraparte, el riesgo de liquidez y la falta de transparencia. Es crucial que las partes implicadas comprendan los riesgos y beneficios potenciales antes de acordar un contrato de derivados de crédito.

    Riesgo de contraparte: Se refiere al riesgo de que la otra parte implicada en el contrato incumpla sus obligaciones.

    Riesgode liquidez : Este riesgo se deriva de la incapacidad de comprar o vender rápidamente una inversión sin provocar un cambio significativo en su precio e incurrir potencialmente en pérdidas.

    Desembalaje de las Definiciones de Derivados de Crédito ISDA 2014

    La Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA) es una asociación mundial que aboga por la gestión prudente y eficiente del riesgo privado. La ISDA fomenta la coherencia universal en el mercado de derivados de crédito proporcionando definiciones contractuales estándar. En particular, en 2014, la ISDA lanzó una versión actualizada de sus definiciones para los Derivados de Crédito.

    Puente entre los derivados de crédito y las definiciones ISDA de 2014

    Las Definiciones de Derivados de Crédito ISDA de 2014 pretenden añadir claridad y ofrecer un marco sólido para el mercado de derivados de crédito. Un aspecto clave de estas normas es facilitar la comprensión y la gestión de eventos crediticios como el impago o la reestructuración.

    Para tender un puente entre el concepto de derivados de crédito y las definiciones de la ISDA, resulta útil examinar su aplicación en situaciones financieras del mundo real. Consideremos, por ejemplo, un banco que ha invertido significativamente en los bonos de una empresa concreta. Si se teme un impago de la empresa, el banco puede protegerse comprando un Credit Default Swap (CDS). Sin embargo, las condiciones del CDS, como lo que constituye un evento de crédito o el cálculo de los pagos, a menudo pueden ser complejas y estar abiertas a la interpretación. Ahí es donde entran en juego las Definiciones ISDA de 2014. Al ofrecer un conjunto completo y universalmente aceptado de definiciones de términos relacionados con los derivados de crédito, la ISDA ayuda a eliminar la ambigüedad y los posibles desacuerdos.

    -tabla>TérminoDefinición ISDA Evento crediticioUn acontecimiento desencadenante, como la quiebra, el impago o la reestructuración, que activa un contrato de derivados de crédito. Liquidación físicaLa entrega del bono o préstamo impagado por parte del comprador de protección al vendedor de protección, a cambio del pago del importe nocional. Liquidación en efectivoEl pago del importe de la pérdida por parte del vendedor de protección al comprador de protección, calculado como la diferencia entre el importe nocional y la tasa de recuperación.

    Puntos clave de las Definiciones ISDA 2014 para Derivados de Crédito

    Las Definiciones ISDA 2014 para Derivados de Crédito se han estructurado para mejorar el funcionamiento del mercado de CDS y reducir el riesgo. Proporcionan un amplio conjunto de disposiciones y han experimentado una notable expansión con respecto a las versiones anteriores.

    Importe nocional: El importe nominal o facial que se utiliza para calcular los pagos realizados en los derivados.

    Las principales conclusiones de estas definiciones son:

    • Clarificación de lo que se considera un evento de crédito- Las definiciones aportan claridad sobre los "eventos de crédito" y establecen puntos de referencia estrictos para caracterizar la quiebra, el incumplimiento de la obligación, la aceleración de la obligación, el Repudio/Moratoria y la Reestructuración.
    • Estandarización de los procedimientos de liquidación- Las definiciones introducen la liquidación por subasta como forma estándar de liquidación, sustituyendo a la liquidación física.
    • Introducción de los Comités de Determinación de Derivados de Crédito (CD) - Se ha concedido a estos comités de múltiples partes interesadas la autoridad legal para determinar si se ha producido un evento de crédito, reduciendo así la incertidumbre.

    Las definiciones ISDA de 2014 han demostrado su importancia en el mundo de las finanzas al suponer un paso adelante en la mejora de la transparencia y la normalización del mercado de derivados de crédito.

    Liquidación por subasta: Método de liquidación en el que las obligaciones se subastan para determinar su valor de mercado tras un evento de crédito.

    Ampliamente aceptadas y adoptadas en todo el mundo, estas definiciones se han diseñado para ser flexibles, de modo que puedan adaptarse a las necesidades particulares de una operación, lo que las hace extremadamente beneficiosas para mantener la solidez y la integridad en el ámbito financiero.

    Evaluar las ventajas de los derivados de crédito

    Las ventajas de los derivados de crédito se derivan de su naturaleza de instrumentos financieros diseñados para segregar y transferir el riesgo de crédito. Estos productos son fundamentales para aumentar la eficiencia general del mercado, mejorar la liquidez, fomentar la dispersión del riesgo y alentar la innovación financiera.

    Por qué son importantes los derivados crediticios en las finanzas

    Los derivados de crédito ocupan un papel crucial en el panorama financiero, sirviendo como herramientas versátiles para gestionar el riesgo y facilitar una asignación más eficaz y eficiente del capital. En esencia, la importancia de los derivados de crédito puede organizarse en tres componentes principales:

    • Gestión del riesgo: Los derivados de crédito proporcionan un vehículo práctico para gestionar y mitigar el riesgo de crédito. Los bancos, los fondos de cobertura y otros inversores pueden protegerse de los impagos o la quiebra transfiriendo el riesgo crediticio a otra parte, reduciendo su exposición y el impacto potencial en sus balances.
    • Diversificación de la cartera: A través de los derivados de crédito, los inversores pueden diversificar sus carteras ganando exposición a diferentes sectores o geografías sin tener que comprar los activos subyacentes. Las carteras diversificadas en diferentes sectores y países tienen menos posibilidades de verse afectadas colectivamente por un acontecimiento singular, lo que puede dar lugar a una menor volatilidad de la cartera.
    • Generación de ingresos: Los derivados de crédito también pueden servir como fuentes de ingresos adicionales. Por ejemplo, una parte neutral al riesgo puede vender protección crediticia para ganar una prima periódica hasta el vencimiento del contrato.

    Considera un fondo de pensiones que posea bonos de una determinada empresa. Para cubrir el riesgo de impago, el fondo puede comprar una permuta de cobertura por impago, asegurándose de hecho contra las posibles pérdidas sin tener que vender los bonos. Esta flexibilidad convierte a los derivados crediticios en una potente herramienta para gestionar y personalizar la exposición al riesgo, en función del umbral de riesgo de la organización.

    Versatilidad: Los derivados de crédito ofrecen un nivel de versatilidad difícil de encontrar en otros instrumentos financieros. Con el desarrollo de estructuras complejas, los inversores pueden ahora adaptar los instrumentos a sus perfiles de riesgo y estrategias de inversión particulares.

    Casos de uso de los derivados de crédito

    La versatilidad de los derivados de crédito queda perfectamente demostrada por sus numerosos casos de uso en diferentes contextos financieros. He aquí algunos escenarios en los que estos instrumentos desempeñan un papel vital:

    • Gestión del riesgo: Como ya se ha mencionado, uno de los usos más destacados de los derivados de crédito es la gestión del riesgo. Los bancos y las instituciones financieras pueden mitigar su exposición al riesgo transfiriéndolo a otras partes. Además, los derivados de crédito ofrecen una mayor flexibilidad a la hora de especificar el grado de mitigación del riesgo en comparación con los productos de seguros tradicionales. Esto permite a las instituciones ajustar sus perfiles de riesgo de forma más eficiente.
    • Arbitraje: Los derivados de crédito permiten oportunidades de arbitraje, en las que los operadores pueden explotar las ineficiencias de precios en diferentes mercados. Por ejemplo, si el precio de un swap de incumplimiento crediticio es inferior al coste del riesgo crediticio subyacente, un operador puede comprar el swap y vender en corto el activo subyacente para asegurarse un beneficio sin riesgo.
    • Especulación: Dado que los derivados crediticios derivan su valor de un evento crediticio subyacente, pueden utilizarse para especular. Los operadores pueden apostar por la aparición o el momento de un determinado evento crediticio, como un impago o una rebaja de la calificación, para obtener beneficios.
    • Estructuración de productos de inversión: Los derivados crediticios son útiles para crear productos de inversión estructurados. Se trata de instrumentos a medida diseñados para satisfacer los requisitos específicos de riesgo-rentabilidad de inversores sofisticados. Por ejemplo, las Notas Vinculadas al Crédito (CLN) combinan el riesgo de crédito de una entidad de referencia y el riesgo de mercado de un valor subyacente para ofrecer mayores rendimientos potenciales.

    De ahí que los Derivados de Crédito ofrezcan una combinación única de gestión del riesgo, reducción del capital regulador, generación de ingresos y funciones de creación de mercado, lo que los convierte en una parte indispensable de los mercados financieros.

    Desglose del derivado de swap de incumplimiento crediticio

    El Credit Default Swap (CDS) es un tipo de instrumento derivado de crédito que desempeña un papel crucial en la gestión del riesgo financiero. Diseñado como una póliza de seguro contra el impago de un bono o préstamo, un CDS ayuda a gestionar y transferir el riesgo crediticio. El mercado de CDS ha experimentado un rápido crecimiento desde su creación, debido principalmente a su eficacia para gestionar el riesgo de crédito y contribuir a la estabilidad financiera.

    ¿Qué es un derivado de permuta de cobertura por impago?

    Un Credit Default Swap (CDS) es esencialmente un acuerdo financiero según el cual el vendedor del CDS compensará al comprador en caso de impago de un préstamo u otro evento crediticio especificado. El comprador del CDS paga al vendedor una serie de primas durante la vigencia del contrato. El vendedor, a cambio, se compromete a pagar una compensación al comprador si se produce un evento crediticio, especificado en el contrato. En esencia, el comprador está adquiriendo protección contra el riesgo de impago.

    Evento de crédito: Una circunstancia financiera, como la quiebra, el impago o la reestructuración, que desencadena un pago en virtud del contrato de permuta de cobertura por impago.

    Desde el punto de vista de su mecánica financiera, un CDS puede representarse como un derivado extrabursátil (OTC) en el que el pago depende del comportamiento crediticio de una entidad de referencia, a menudo un bono corporativo o soberano. He aquí una representación matemática de esto:

    \(\text{pago por CDS} = \text{importe nocional}) \por (1 - \text{Tasa de recuperación})\})

    Donde:

    • Importe Nocional: El valor de los activos subyacentes en las permutas de cobertura por impago.
    • Tasa de recuperación: El valor supuesto del activo si se produce un evento de crédito.

    En otras palabras, el pago del vendedor al comprador de un CDS se calcula como la diferencia entre el importe nocional y el valor de recuperación de la deuda impagada.

    Over-The-Counter (OTC): Valor negociado en un contexto distinto al de una bolsa formal, como la Bolsa de Nueva York (NYSE), la Bolsa de Toronto o la NYSE MKT, antes conocida como Bolsa Americana (AMEX).

    Los contratos CDS han sido elogiados por su eficacia a la hora de transferir el riesgo crediticio de los prestamistas activos a quienes están mejor equipados para gestionarlo. También han desempeñado un papel esencial en el sistema financiero mundial al proporcionar una liquidez y una dispersión del riesgo muy necesarias.

    Ejemplos de derivados de swaps de incumplimiento crediticio en la práctica

    Para apreciar la funcionalidad de las permutas de cobertura por impago, veamos algunos ejemplos ilustrativos.

    Un banco tiene una cartera con un préstamo de 10 millones de dólares a una gran empresa, y teme la posibilidad de un impago. Para protegerse, el banco compra un CDS a cinco años a una compañía de seguros con una prima anual del 2% del valor nocional. En este caso, el banco se compromete a pagar 200.000 $ anuales durante cinco años. A cambio, la aseguradora garantiza al banco que, en caso de impago de la empresa, la aseguradora compensará las pérdidas. En esencia, el banco paga para descargar el riesgo de impago a otra parte.

    ¿Qué ocurre si no hay impago? Consideremos otro ejemplo.

    Consideremos un fondo de inversión que posee un bono corporativo de 20 millones de dólares a cinco años. El gestor del fondo cree que las probabilidades de impago son mínimas. No obstante, para protegerse contra un improbable impago, el fondo compra un CDS a una empresa de servicios financieros. El fondo acuerda realizar pagos anuales de primas del 1%, es decir, 200.000 $, durante cinco años. En este escenario, si el bono no incumple, el fondo pierde esencialmente los pagos de la prima. Sin embargo, estos pagos son relativamente pequeños si se comparan con la cantidad que habría perdido si se hubiera producido un impago y no hubiera protección.

    Estos ejemplos ponen de relieve el principio de funcionamiento de los contratos CDS y su eficacia como herramienta de mitigación del riesgo. Pero es importante recordar que, aunque los contratos de CDS pueden ayudar a protegerse contra los riesgos crediticios, también pueden introducir otras formas de riesgo, como el riesgo de contraparte, en el que, por ejemplo, el propio vendedor del CDS puede incumplir.

    Riesgo de contraparte: Se refiere al riesgo de impago del intermediario o contraparte comercial en una operación financiera.

    Exploración de varios instrumentos derivados de crédito y ejemplos

    Los Derivados de Crédito son potentes instrumentos financieros que permiten a los inversores y a las instituciones gestionar su exposición al riesgo de crédito. Aunque las permutas de cobertura por impago son las más populares, en los mercados financieros también se utilizan habitualmente otros tipos de derivados de crédito, cada uno con su estructura y uso específicos. En esta sección, exploraremos varios productos derivados de crédito y apreciaremos sus aplicaciones prácticas a través de ejemplos relevantes.

    Una mirada más de cerca a los distintos instrumentos derivados del crédito

    Los derivados de crédito se clasifican en dos tipos principales: financiados y no financiados. En un derivado de crédito no financiado, el vendedor de protección no necesita desembolsar gastos al inicio del acuerdo. Los derivados de crédito financiados requieren un desembolso inicial por parte del vendedor de protección.

    Estos son algunos de los tipos más comunes de derivados de crédito:

    • Credit Default Swaps (CDS): El derivado de crédito más popular y sencillo, un CDS funciona como una póliza de seguro sobre el riesgo de impago de una empresa o soberano concreto. El comprador del CDS paga una prima periódica al vendedor, quien, a su vez, se compromete a compensar al comprador en caso de que la entidad de referencia incumpla o sufra otro evento crediticio definido.
    • Opciones de diferencial de crédito: Este tipo de derivado implica dos o más contratos de CDS. Básicamente, proporciona al titular el derecho, pero no la obligación, de suscribir un contrato CDS en el futuro. El pago de la opción depende del diferencial de crédito de la entidad de referencia en el momento de ejercer la opción.
    • Swaps de rentabilidad total (TRS): En un TRS, una parte transfiere el rendimiento económico total de un activo de referencia a otra parte. Esto incluye los ingresos por intereses y comisiones, las ganancias o pérdidas derivadas de los movimientos del mercado y las pérdidas por impago.
    • Obligaciones de deuda garantizadas (CDO): Una CDO es un tipo de producto de crédito estructurado en el que el emisor crea niveles (o tramos) basados en el riesgo de crédito de los activos subyacentes. Las CDO consisten en una cartera de bonos o préstamos en la que el riesgo se divide entre varios tramos, cada uno de los cuales ofrece diferentes rendimientos y niveles de riesgo.
    • Bonos vinculados al crédito (CLN): Un CLN es un tipo de derivado de crédito financiado. Combina un bono tradicional con una permuta de incumplimiento crediticio incorporada, lo que permite al emisor trasladar riesgos específicos a los inversores. En caso de impago de la entidad de referencia, los inversores del CLN perderán una cantidad predeterminada de capital.

    Entidad de referencia: La empresa, soberano o activo subyacente a un contrato de derivados de crédito sobre el que se identifican los eventos de crédito.

    Ejemplos prácticos de derivados de crédito

    Iluminar el uso de estos instrumentos pone de manifiesto sus posibles ventajas y limitaciones. Veamos algunos ejemplos de derivados de crédito en la práctica.

    Credit Default Swap: Un banco concede un préstamo de 100 millones de libras a una gran empresa. Sin embargo, el banco teme un posible impago por parte de la empresa debido a sus recientes malos resultados. Para mitigar el riesgo, el banco compra un CDS a una aseguradora pagando una prima anual del 1%, es decir, 1 millón de libras sobre el valor teórico. Así se asegura de que, en caso de impago, el banco será indemnizado por la aseguradora.

    Opción de diferencial de crédito: Un inversor espera que la solvencia de una empresa concreta mejore en los próximos dos años. Para beneficiarse de esta expectativa, el inversor compra una opción de diferencial de crédito sobre un CDS de esa empresa. Si el diferencial de crédito de la empresa se reduce en los próximos dos años, el inversor puede ejercer la opción, suscribir un contrato de CDS con un diferencial favorable y obtener beneficios.

    Swap de rentabilidad total: Un fondo de alto riesgo cree que los bonos de una determinada empresa van a rendir muy bien en los próximos años. Sin embargo, el fondo no quiere asignar fondos para comprar los bonos directamente. En su lugar, el fondo suscribe un swap de rentabilidad total con un intermediario. En este acuerdo, el fondo de cobertura recibirá del intermediario el rendimiento total de los bonos, a cambio de un pago periódico vinculado a un tipo de interés de referencia. De este modo, el fondo de cobertura se beneficia del rendimiento positivo del bono sin tener que comprarlo.

    Los ejemplos anteriores muestran la diversidad de derivados de crédito que pueden utilizarse para gestionar el riesgo, especular sobre futuros acontecimientos crediticios y estructurar productos de inversión. Sea cual sea su forma o función, son realmente herramientas valiosas en el mundo de las finanzas que proporcionan la capacidad de gestionar, transferir y diversificar el riesgo crediticio.

    Identificación del activo subyacente en los derivados crediticios

    Comprender el activo subyacente es clave para apreciar el funcionamiento de un derivado de crédito. Puede que te preguntes qué es un activo subyacente y por qué es importante en el contexto de los derivados de crédito. El activo subyacente constituye la base del contrato de derivados de crédito. Es el punto de referencia a partir del cual los derivados de crédito obtienen su valor. Puede ser un préstamo, un valor respaldado por activos, un bono corporativo o incluso la calificación crediticia de una empresa o entidad soberana. Comprender las características del activo subyacente ayuda a cuantificar el riesgo de crédito y a calibrar el rendimiento del derivado de crédito.

    El papel del activo subyacente en los derivados de crédito

    El valor de un contrato de derivados está directamente influido por el rendimiento del activo subyacente. En los derivados de crédito, el activo subyacente suele ser un instrumento de deuda o una calificación crediticia, que indica la solvencia de una empresa o un soberano. El activo subyacente desempeña un papel esencial en la generación de los rendimientos de un contrato de derivados crediticios, influyendo en su perfil de riesgo y en la decisión del inversor de comprar o vender el derivado.

    A medida que cambie la solvencia del activo subyacente, también lo hará el valor del derivado de crédito. Por ejemplo, en un swap de incumplimiento crediticio, si el activo subyacente (digamos un bono corporativo) se enfrenta a un evento crediticio como un impago, el vendedor del CDS tendrá que hacer un pago al comprador. En consecuencia, el precio del CDS también reflejaría la probabilidad de que esto ocurra.

    Solvencia: Valoración realizada por los prestamistas que determina la posibilidad de que un prestatario incumpla sus obligaciones de deuda. Considera factores como el historial de reembolsos y la puntuación crediticia. Las entidades prestatarias, como naciones soberanas, corporaciones y municipios, son participantes en esta esfera del mercado financiero.

    Solvencia: Valoración realizada por los prestamistas que determina la posibilidad de que un prestatario incumpla sus obligaciones de deuda. Considera factores como el historial de reembolsos y la puntuación crediticia. Las entidades prestatarias, como naciones soberanas, corporaciones y municipios, son participantes en esta esfera del mercado financiero.

    Ejemplos de activos subyacentes en los derivados de crédito

    Para comprender de forma práctica el papel de los activos subyacentes, debes considerar ejemplos de dichos activos.

    En el contexto de una permuta de cobertura por impago (CDS), el activo subyacente suele ser un bono o un préstamo. Por ejemplo, un banco que ha concedido un préstamo a una empresa puede comprar un CDS para protegerse contra el riesgo de impago de la empresa. En este caso, el préstamo concedido a la empresa es el activo subyacente. El banco es el comprador del CDS, y realiza los pagos periódicos, mientras que el vendedor del CDS es la parte que promete pagar el valor nominal del préstamo al banco, en caso de impago de la empresa.

    En el caso de un Swap de Rendimiento Total (TRS), el activo subyacente podría ser un conjunto de préstamos, a menudo denominado cartera de préstamos. Por ejemplo, un fondo de cobertura y un banco suscriben un TRS en el que el banco se compromete a pagar al fondo de cobertura el rendimiento total de su cartera de préstamos, a cambio de un pago periódico fijo. Si la cartera de préstamos del banco funciona bien, el fondo de cobertura se beneficia, pero si los préstamos no funcionan bien, el fondo de cobertura soporta la pérdida. En esta situación, la cartera de préstamos del banco es el activo subyacente.

    Es importante recordar que la valoración en los derivados de crédito es compleja debido a la dinámica de riesgo del activo subyacente. Por lo tanto, estar informado sobre estos matices es esencial para comprender la fijación de precios y la gestión del riesgo de estos instrumentos financieros.

    Impacto de los derivados de crédito en la economía

    En el amplio panorama de las finanzas, los derivados de crédito ocupan un lugar importante. Ejercen una notable influencia en la economía, configurando los resultados económicos al proporcionar un marco para la diversificación del riesgo, mejorando la liquidez de los mercados crediticios y sirviendo potencialmente como catalizadores de las crisis financieras. Es crucial explorar cómo estos instrumentos contribuyen a la prosperidad económica, pero también pueden desencadenar potencialmente la inestabilidad financiera.

    Cómo influyen los derivados crediticios en el rendimiento económico

    Una opinión muy extendida entre economistas y expertos en finanzas es que los derivados crediticios, como todos los instrumentos financieros, desempeñan un doble papel. Contribuyen de forma decisiva al crecimiento económico y, al mismo tiempo, crean vulnerabilidades potenciales dentro del sistema financiero.

    Desde la perspectiva del crecimiento económico, los Derivados de Crédito facilitan la asignación eficaz del capital y ayudan a suavizar el flujo de crédito en la economía. Los siguientes puntos ilustran su impacto positivo:

    • Diversificación del riesgo: Los derivados de crédito permiten a los inversores y a las instituciones financieras diversificar su riesgo. Por ejemplo, un banco puede mitigar su exposición a una empresa o sector concretos comprando Credit Default Swaps (CDS) o titulizando su cartera de préstamos en una Obligación de Deuda Colateralizada (CDO). Esto contribuye a estabilizar el mercado crediticio y apoya a la economía en general.
    • Mejora de la liquidez: Al crear un mercado secundario para el riesgo de crédito, los derivados crediticios mejoran la liquidez de los mercados de crédito. Esto permite a las instituciones gestionar mejor sus riesgos y fomenta la concesión de préstamos, lo que estimula la actividad económica.
    • Mejor asignación del capital: Con la capacidad de gestionar mejor los riesgos crediticios, los bancos y otras instituciones financieras pueden asignar su capital de forma más eficiente. Pueden conceder más préstamos a los sectores productivos de la economía, impulsando el crecimiento económico.

    A pesar de estos beneficios, es necesaria una palabra de precaución. La complejidad y opacidad de ciertos derivados crediticios, como los CDO y los CDO sintéticos, pueden crear vulnerabilidades en el sistema financiero. Esto puede ocurrir de dos formas fundamentales:

    • Riesgo sistémico: La interconexión de los contratos de derivados de crédito puede provocar el contagio de las dificultades financieras, convirtiéndose en riesgo sistémico. Por ejemplo, si una gran compañía de seguros que vendiera muchos contratos de CDS quebrara, podría desencadenar impagos en todo el sistema financiero.
    • Un riesgo moral: Cuando un banco cree que está bien protegido por los derivados crediticios, puede asumir préstamos más arriesgados, lo que conduce a un deterioro de la calidad de su cartera de préstamos y puede culminar en una crisis financiera.

    Dado que los derivados crediticios forman parte integrante del sistema financiero mundial, es esencial gestionar estos riesgos mediante una regulación prudente, prácticas de gestión de riesgos y una mayor transparencia.

    Casos prácticos: Impacto de los derivados crediticios en la economía

    El impacto de los derivados crediticios en la vida real queda patente en los estudios de casos de la Crisis Financiera Asiática (1997-1998) y la Crisis Financiera Mundial (2007-2008).

    La Crisis Financiera Asiática (1997-1998): Los derivados crediticios no fueron tan omnipresentes durante la Crisis Financiera Asiática como lo fueron en la década de 2000. Sin embargo, podría decirse que su ausencia contribuyó a la propagación de la crisis. Sin la posibilidad de descargar el riesgo crediticio mediante derivados, los prestamistas se replegaron en masa cuando empezaron a aumentar los impagos, lo que provocó una grave contracción del crédito que agravó la crisis.

    Los derivados crediticios podrían haber proporcionado a los prestamistas las herramientas para gestionar mejor su riesgo y evitar potencialmente retiradas bruscas que condujeran a una desestabilización significativa.

    La Crisis Financiera Mundial (2007-2008): La crisis se desencadenó en parte por los complejos derivados crediticios como las Obligaciones de Deuda Colateralizadas Sintéticas (CDO). Las instituciones financieras que no comprendieron los riesgos que estaban asumiendo sufrieron pérdidas sustanciales cuando se hundió el mercado inmobiliario estadounidense. Esto causó un efecto en cascada, destrozando la confianza de los inversores y provocando una grave contracción de los mercados crediticios mundiales.

    Estos estudios de casos ponen de relieve el impacto potencial de los derivados crediticios en el bienestar económico. Por lo tanto, para aprovechar sus beneficios positivos al tiempo que se mitigan sus riesgos, tanto los usuarios como los reguladores de estos instrumentos deben gestionar diligentemente sus complejidades y posibles vulnerabilidades.

    Derivados de crédito - Puntos clave

    • Derivados de crédito: Son instrumentos financieros diseñados para transferir el riesgo de crédito. Aumentan la eficiencia del mercado, mejoran la liquidez y fomentan la dispersión del riesgo.
    • Beneficios de los derivados de crédito: Son cruciales para la gestión del riesgo, la diversificación de la cartera y la generación de ingresos. Los derivados crediticios permiten a los inversores protegerse de los impagos o la quiebra transfiriendo el riesgo crediticio a otra parte. Fomentan la diversificación de la cartera al ganar exposición a diferentes sectores o geografías y sirven como fuentes de ingresos adicionales mediante la venta de protección crediticia.
    • Credit Default Swap (CDS): Tipo de instrumento derivado de crédito utilizado como póliza de seguro contra el impago de un bono o préstamo. Se representa como un derivado extrabursátil (OTC) en el que el pago depende del comportamiento crediticio de una entidad de referencia, a menudo un bono corporativo o soberano.
    • Instrumentos derivados de crédito: Incluyen los swaps de incumplimiento crediticio (CDS), las opciones de diferencial crediticio, los swaps de rentabilidad total (TRS), las obligaciones de deuda garantizadas (CDO) y los pagarés vinculados al crédito (CLN).
    • Activo Subyacente en los Derivados de Crédito: Se refiere al activo en el que se basa el contrato de derivados de crédito. El valor del derivado de crédito depende del comportamiento crediticio de este activo subyacente, que puede ser un bono corporativo o soberano, un préstamo o un índice de crédito.
    Derivados de Crédito Derivados de Crédito
    Aprende con 14 tarjetas de Derivados de Crédito en la aplicación StudySmarter gratis

    Tenemos 14,000 tarjetas de estudio sobre paisajes dinámicos.

    Regístrate con email

    ¿Ya tienes una cuenta? Iniciar sesión

    Preguntas frecuentes sobre Derivados de Crédito
    ¿Qué son los derivados de crédito?
    Los derivados de crédito son contratos financieros que transfieren el riesgo de crédito de un activo subyacente entre dos partes.
    ¿Para qué se utilizan los derivados de crédito?
    Los derivados de crédito se utilizan para gestionar y cubrir riesgos de crédito, así como para especulación.
    ¿Cuáles son los tipos de derivados de crédito más comunes?
    Los tipos más comunes incluyen los Credit Default Swaps (CDS) y las opciones sobre crédito.
    ¿Qué es un Credit Default Swap (CDS)?
    Un CDS es un contrato que protege contra el impago de una deuda; el comprador paga una prima y recibe una compensación si ocurre un incumplimiento.

    Pon a prueba tus conocimientos con tarjetas de opción múltiple

    ¿Qué son los derivados de crédito?

    ¿Cuáles son algunas características clave de los derivados de crédito?

    ¿Cuál es el objetivo principal de las Definiciones de Derivados de Crédito ISDA 2014?

    Siguiente

    Descubre materiales de aprendizaje con la aplicación gratuita StudySmarter

    Regístrate gratis
    1
    Acerca de StudySmarter

    StudySmarter es una compañía de tecnología educativa reconocida a nivel mundial, que ofrece una plataforma de aprendizaje integral diseñada para estudiantes de todas las edades y niveles educativos. Nuestra plataforma proporciona apoyo en el aprendizaje para una amplia gama de asignaturas, incluidas las STEM, Ciencias Sociales e Idiomas, y también ayuda a los estudiantes a dominar con éxito diversos exámenes y pruebas en todo el mundo, como GCSE, A Level, SAT, ACT, Abitur y más. Ofrecemos una extensa biblioteca de materiales de aprendizaje, incluidas tarjetas didácticas interactivas, soluciones completas de libros de texto y explicaciones detalladas. La tecnología avanzada y las herramientas que proporcionamos ayudan a los estudiantes a crear sus propios materiales de aprendizaje. El contenido de StudySmarter no solo es verificado por expertos, sino que también se actualiza regularmente para garantizar su precisión y relevancia.

    Aprende más
    Equipo editorial StudySmarter

    Equipo de profesores de Economía

    • Tiempo de lectura de 31 minutos
    • Revisado por el equipo editorial de StudySmarter
    Guardar explicación Guardar explicación

    Guardar explicación

    Sign-up for free

    Regístrate para poder subrayar y tomar apuntes. Es 100% gratis.

    Únete a más de 22 millones de estudiantes que aprenden con nuestra app StudySmarter.

    La primera app de aprendizaje que realmente tiene todo lo que necesitas para superar tus exámenes en un solo lugar.

    • Tarjetas y cuestionarios
    • Asistente de Estudio con IA
    • Planificador de estudio
    • Exámenes simulados
    • Toma de notas inteligente
    Únete a más de 22 millones de estudiantes que aprenden con nuestra app StudySmarter.

    Consigue acceso ilimitado con una cuenta gratuita de StudySmarter.

    • Acceso instantáneo a millones de materiales de aprendizaje.
    • Tarjetas de estudio, notas, exámenes de simulacro, herramientas de AI y más.
    • Todo lo que necesitas para sobresalir en tus exámenes.
    Second Popup Banner